El éxito del banco para la sala B de la exposición temporal “Lorenzo Lotto · Retratos” motiva su reutilización como mobiliario permanente en la sala 51 del Edificio de Villanueva en el Museo Nacional del Prado.